fácil, nada, nadie y mejor

una vez iba a escribir en un papel que lo tenía pensado. que lo quería hacer, quería matarme y lo iba a hacer; porque nunca podré merecerte y estaba decidido a dejar de sentir por sentir algo por última vez. porque ya estoy roto, estropeado y no tengo arreglo y ya no queda nada por volver a hacer. y otro yo va a ser demasiado fácil. por eso iba a escribirlo: demasiado. fácil, nada, nadie y mejor.
ese día a una amiga le dijeron que tenía un tumor. y, claro, me he pasado una infancia escuchando que dios me iba a castigar por sentir cosas que se supone no debería sentir; cómo yo puedo pensar en que no puedo más y no quiero seguir cuando tumor es cáncer y cáncer es muerte. así que no escribí nada en un papel. al final mi amiga no tenía ningún tumor, se habían equivocado. ya no es mi amiga y yo sigo aquí.