el rey

yo tenía un póster de calamaro fumando. estaba en la pared que miro cuando toco. hace quince días me lo quedé mirando deseando que desapareciera, pero el ácido me acababa de ganar y yo estaba lo suficientemente humillado como para moverme de la cama. al muy poco, el póster se calló y pensé -lo único que debería poder conmigo es mi cabeza-. mientras escuché cómo se comenzaba a despegar, intentaba dormir mirando la pared a la que quisiera que miraras o dieras la espalda -no te sientas aludida, no eres tú-. me giré a medias. le quedaban sólo las dos puntas inferiores para caer en su totalidad. sonreí con mucha fuerza y me giré del todo para acabar de contemplar la hazaña. la mierda me hizo escuchar el poco a poco del fin del proceso. de éste no quedaba nada ya, tan sólo su revés -es una metáfora-, completamente blanco. lo estaba escuchando absolutamente todo. al fin, se fue al suelo y me lo miré envuelto en el edredón. hacía un frío psicotrópico importante. a la mañana siguiente me puse las gafas de hipermétrope y no me las quité en todo el día. desde entonces veo que te estás perpetuando, pero no lo vas a saber. a los tres días arrugué el póster y lo lancé al primer contenedor de papel de hospital militar. a los doce me encontré cuatro cartas de una baraja de póker. cuando vi la primera quise que fuera un dos de picas, pero era un siete. las otras no se parecían en nada al dos y estaban cerca del primer contendor de basura órganica de hospital militar. pero lo mejor vino al día siguiente, porque me encontré un rey de picas. por las noches pienso en a dónde me pierde el resto que hay tantas cartas. en el lugar del póster hoy he puesto todas esas cartas y creo que aún quedan más, así que no tendré que aburrirme contando borregos por la noches.

Categorías:

personal

4 comentarios

sacrilegio… te has deshecho del poster de mi querido salmón… xD

es bastante curioso esto de las cartas; a mí me gusta mirar el suelo, inclusive fijarme en ese tipo de objetos o casualidades… pero lo que cada vez evito más es coleccionar o acumular esos hallazgos en mi casa… ahora me basta con percibirlos…

abraaaazos!

Me gusta

Yo tengo varis fotografías colgadas sobre el ordenador, a veces se van despegando, y procuro que no caigan. Estas cosas dan mal fario. Y siempre lo digo mientras las recoloco.
Hace unos meses cayó la foto de un amigo.
Fue por la noche, y nadie del piso lo vio.
Nadie estuvo a tiempo de recojerla.
Al día siguiente, enfrascados en faena, nadie fue consciente del agujero en la pared. De su ausencia.

Unos días después, sonó el teléfono, él había muerto en un accidente de coche. Fue fulminante.
Él estaba en la foto, que descubrimos en el suelo, cuando buscamos su imagen en la pared.
Estas cosas dan mal fario.

Que te quede el consuelo, que las picas no se mueren,
y las reinas de corazones son inmortales.
(mala hierba nunca muere)

Pero bueno, yo estaba por aquí de paso,
me dijeron que todo el mundo se encuentra por la calle.

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: