las estaciones en la ciudad del viento

hace una semana y unas horas, en la madrugada del sábado, hizo mucho viento en mi ciudad. más o menos cerca de mi casa, la temperatura y el aire tienen más espacio para jugar. tienden a hacerlo y suelen no dejar igual, por naturaleza. yo creo que nunca me había desplazado (en el espacio) nada así: saltaba y hablaba por teléfono, para ver cuánto me apartaba de mi origen. no pensé en ella, tenía en la cabeza algo que gastar: el tiempo entre dos maneras de mirar sobre unos mismos adoquines del mismo lado de una acera a la misma altura, pero no estuvo ella. las ráfagas seguían el juego de viento con el que parecían enseñarme que lo mejor de los juegos -incluído el que practicaban- es el turno que estar por llegar.

después de la madrugada, la luz del sol vino cuando yo llevaba tiempo dormido. luego, se fue como hace siempre en esta época: ganando minutos cada día a la noche, marcando el orden natural del tiempo. tras el atardecer, cayó ese frío seco para oler lo que va a pasar. el viento no se quedó en la ciudad con nosotros y mis pocas ganas de malgastar. la casa, que es la casaca, y que es los abrazos míos, la siguió llevando el viento. fue llevada como las palabras que se dicen. ésta, para ver cuánto se desplazaba de su origen, saltó con el viento que quedaba y habló por teléfono, dió dos besos y siguió volando.
ya pasó, fin de temporada para el frío.

* jack johnson – breakdown
* quique gonzáles – en la ciudad del viento
^ un día de primavera del año pasado, antes de irme a nueva york en la siguiente estación.
ahora cojo el metro, luego dos trenes y un avión; así que el pelo me olerá a transporte, tipos de estaciones y embarques al final del día. la primavera la empiezo en lisboa.

Categorías:

personal

2 comentarios

el viento se lleva todo lo malo: las hojas secas y lo insano.

Bien por la última frase: ¡fin de temporada para el frío!

y sonrío al pensar qué parte de mi está en todo o qué partes de esta foto, de esa tarde de primavera en que la hiciste, del sábado que describes en el post o la música de jack johnson están en mi…

creo que empezar la primavera en lisboa no tiene precio.

beso

Me gusta

Nada como el viento , viene y se convierte en nube, en suenio.
Porque podes enterrar tu cara en su pecho y te llena de flores.
El viento no sólo se lleva lo malo a bueno, sino que transforma en un halo negro casi invisible las raíces secretas que nos dan la luz.

saludos

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: