cerveza desbravada y tortilla troceada sin recalentar, porque yo quiero, como yo quiero estar como me siento. ésa es mi cena y mi estado, porque de alguna manera debo querer. no me voy a quedar en casa haciendo lo que alguien que debería existir debería provocarme. no voy a ir a buscarla, no voy a salir a cotizarme, pero voy a salirme a buscar, que me he cortado el pelo. ni sucio, ni cerdo, ni bruto; en bruto. no voy a ir a buscar a nadie que me borre la sonrisa, y me haga hacer lo que debería hacer por mí solo: sacarlas bien saladas y enojadas.
está bien, es lo que quería, sentir y no hablar, pues si no hablo no pido.
voy a salir a buscarme el frío, aunque mañana tenga que comer con ellas y me coman porque se me vaya a ver comido. voy a salirme a que me cenen las calles de la ciudad, aunque me quede mirando los reflejos de las escaleras que deben ser subidas cuando se elijen los cielos a los que subir. el reflejo de la mía está tan a tomar por culo, que prefiero siete paradas de metro.

* yann tiersen – comptine d’un autre ete: l’apres midi

Un comentario

  1. Sal y busca que seguro encuentras. No lo dudaría.
    Las calles son buenas compañeras nocturnas, son las únicas que no te dejan solo, siempre estan ahí, a mí me han visto en muchos estados y aún siguen ahí.
    Siempre es mejor sentir que hablar.
    ¿Para que subir al cielo? En el infierno se está muy bien

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s