en tiffany’s, viéndolas venir

no se mueve una miaja el aire, como diría mi abuela.
me imagino contando sobre mí, ya que el calor, el sudor y la calentura no me dejan soñar. y en el cuento digo que yo soy así, que imagino ese tipo de cosas. las luces parpadeantes del módem proyectadas en la pared son el reflejo de un fuego, aunque sea verde, ¿por qué no?; y las goteras del sistema de regadío nocturno de la vecina de arriba sobre la barandilla del balcón son gotas de lluvia de la tormenta que de un momento a otro se precipitará y entoces olerá a ella.
por momentos parece cierto y me creo, pero el ruído de los coches desviados de la gran vía no son lo suficientemente periódicos como para que formen parte de harmonía alguna, y acaban cortando el aire; la tensión es imposible.
entonces me río recordando que ayer, al lado de mi coca-cola, en la barra de un bar que hace chaflán, una voz gangosa y casi rota pedía una horchata con balantains; ¿cómo a alguien puede gustarle eso? ¿a qué debe saber?

no me gustan nada las gaviotas. son como las palomas; ratas, pero más grandes. lo malo es que son bonitas, las putas. sí, blancas y grises. me gustan las orenetes. la forma, como vuelan. y el nombre: orenetes. y el sonido que hacen: pii, piii, pii. sí… pi, pi, pi.
debe ser -prosigo- porque se me quedan esas conversaciones por lo que soy así, ya está.

son casi las dos y tanto pensar en cómo hace mi abuela el gazpacho -por no pensar en lo de la declaración de la renta, via laitana, la cuenta vivienda, el alquiler o el fallo del los intermitentes del coche- no me deja intentar dormir; debe ser por el ajo que se repite de alguna manera, y mi cabeza se llena de gas, pero, al ser imaginación, éste no se expulsa, se impulsa, y qué más da.

la voz en off que por momentos protagoniza, preguntaba qué hacía ayer a las tres de la mañana viendo “desayuno con diamantes”. era donde mejor podía estar; ya sabía que no iba a ver a nadie el sábado noche que se alegrara de que aún regalen premios en bolsitas de frutos secos; soy así, nada malo puede sucederme en tiffany’s.

Categorías:

personal

1 comentario

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: