ayer fue diez de marzo (también)

Barcelona, 17 de marzo de 2004
[..] Me vino a la cabeza empezar todo explicándote cómo está el mundo más cercano y reciente, para, si alguna vez relees esta carta, recuerdes y no olvides. Ni a Alba, ni a Jordi, ni lo que pasó alrededor. Creer y recordar (quizás es mejor decir: no olvidar) es lo que nos queda. Siempre.

Mañana jueves hará una semana que un grupo terrorista asesinó a más de 200 personas en Madrid, en las cercanías de la estación de Atocha. Fue a una hora en la que cualquier mortal empieza a caminar por un día de su vida, desde un tren. Aunque su vida la considere triste, carente, grande, etc. Tantas almas murieron injustamente… Imagino a alguien como yo mirando a través del cristal de la ventanilla, con su cabecita flotando por encima de aquella catástrofe. Es lo que suelo hacer en los trenes y en el metro. En unos segundos ardieron en el peor y más cruel de los fuegos. Y, ¿dónde se quedaron esas vivencias? Me gusta pensar que están en nosotros. Que, el hecho de que pensemos en ellos, hace que todo no se pierda. De hecho, que no se pierda nada. Me parece precioso que esta carta sirva para que no les olvidemos. No olvides, mi niña. […]

Aún emociona pensar en las lágrimas mientras colgaba los banners y los avisos de anulación de actos y las notas de solidaridad y condolencia.
A veces, en una mesa del Can Punyetes, recordamos que cada día les recordamos, que debería ser así, que cada día debería tener algo de lo que sentimos aquel día; que no se dice en voz alta, sino que se transmite; que somos lo que hemos vivido y tenemos cachitos de con quienes vivimos.
A veces me parece que hay demasiada gente que sólo recuerda mirando el calendario; que sólo se entristecen en fechas señaladas; y lo tienen que hacer en voz alta. Hoy no debería ser más triste que ayer, en ese sentido… aunque diría que forma parte de nuestra cultura.
Creo que lo que me pone más triste del trece de abril, es que parezca que el día tenga que ser más triste porque mi padre muriera ese día de ese mes.

[Itálica: Parte de mi regalo de cumpleaños de Alba]
[Foto: Hace un año, en Diputación]
[Canciones: Bob Dylan – Lay Lady Lay :: Nacha Pop – La Chica de Ayer]

Categorías:

personal

8 comentarios

Yo perdí a mi madre unos días antes. La trsiteza personal se unió al trauma que se instaló en muchos de nosotros. Yo no puedo menos que guardar silencio porque me corta la respiración la diginidad de los familiares.
Gracias por tu visita.
Un beso

Me gusta

vaya
pues si
(es ke me kedado eso ke te kedas ahi sin decir nada, ke si estas hablando con alguien kedas como el tipico palurdo…no se…sabes lo ke te kiero decir?)

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: