la nota al lector en look homeward, angel

Me gusta este silencio; aunque habiten pequeños ruídos en la habitación, al ser continuos y repetirse con la misma frecuencia, se unen a él y se tornan apacibles; me encanta escribir aquí -y así-.

Para la ciencia y el sentir es bien sabido que todo estado tiene un comienzo, y éste lo tuvo cuando le contesté con aquel mensaje que contenía la hora de la cita -cerca de las dieciocho- y si tienes resaca, jódete.
Muchas veces cuento solamente sin saber cómo quiero contar; es cuando escribir se convierte en viajar hacia dentro de mí, pero con la frente apoyada en el cristal frío, como en autobuses, trenes y aviones… por aquello de no perder detalle. Esta vez únicamente tengo la certeza de que ahí -ahora es físicamente aquí-, en una -esta- silla sentado un sábado veinte de marzo cerca de las trece, comenzó; lo pienso y encaja y no hay más: ésa es la diferencia.

No sé si esa hora tuvo música o si fue tal como ahora; igual Leonard Cohen.
Entonces herir tuvo el mismo sabor que las veces en las que entre pálpitos y realidades, ella se volvía metálica y silenciosa y trivial y evidente; y negaba la existencia de Amélie Poulain; y Everybody hurts dolía porque era verdad.
La recuerdo con el pelo húmedo y perdida en sí misma para no acabar de llorar, algo que le consumía toda vitalidad y las ganas de ver la primera tarde de la primavera que nació el mismo día de su aniversario y que acabó sonando a versión de una de Leonard Cohen, por Pixies -I can’t forget-.
A mí me recuerdo agachado, con los codos apoyados en sus rodillas para mantener el equibrio.
Permanecía en el sillón con la mirada triste, pero sin echarla a perder porque parecía regalármela constantemente; yo sonriéndole con ojos sin picardía y como quien apura los últimos instantes de algo bonito, intentando contagiarle un , o un paseo hasta el Lennon para un café que acompañaría mi regalo con forma de carpeta cutre, que finalmente abrió en el sofá colindante bajo la ventana y con el moquillo del sollozo, sonriendo un què bonic. Aquello también era bonito.
Entre ambos, sus ojos y los míos, no habían palabras, sino la dulzura adecuada, como cuando me hacía reir exajerando un diálogo que se inició desde Johnny hacia Vienna.
Al recuperar la posición de la que partí cuando fui a besar su falda, allá por donde se siente y se huele el calor del sexo, abrió ligeramente las piernas, tan sólo lo justo para convertirse en algo apreciable y en un gesto tremendamente erótico. Como si mi olfato fuera el que vive en el ocico de un perro, olía no sólo al de ella.
Esa hora acabó con un abrazo tan fuerte como la tensión sexual que nació y murió en el mismo instante en la que aquél se produjo.
Aquella vez aquella ella duró el tiempo existente entre dos miradas esquivas: la primera: la de conocerse o quizás reconocerse, y la segunda: la de evitarse por sanidad; todo lo demás ha sido cuestión de tiempo y de casualidades.

Y en lo que cuento no importan los motivos por los que dije que se jodiera si tenía resaca, ni cómo pedí perdón, ni hasta dónde llegaba la fealdad del mensaje, (ni que parezca que aquello sucedió por el mensaje,) ni qué le regalé, ni de quién era la tristeza de sentirse agua en mano, ni de quién la de sentirse demasiado fuerte, ni siquiera que lo que se sentía en esa hora no requería el uso de la palabra; ni, por supuesto, nada de lo que sucedió después con ambos.
Yo le doy importancia a no haberme transformado en Pablo Castel entonces: quisiera vivir siempre cualquier momento como lo hice en aquella hora, sea éste trago, dulce, puta, efímero, vulgar, mil.
A toro pasao, me ha gustado que, lo primero que tuvo suceso cuando éste comenzó -según mi certeza-, fuese la hora descrita, pero un estado y una hora son cosas diferentes.

A estas alturas, sé poco más que soy lo que he vivido y no me miento, pero no voy a brindar nunca por el pasado.
Lo sabéis: en el fondo me conocéis… si lo habéis hecho alguna vez -eso de conocerme- entonces yo no debería aterrar… casi siempre invito al café. En caso contrario, no debéis haber entendido nada o no he sido yo quien os ha explicado -eso os incluye a vosotros mismos-.
Mientras, yo guardo vuestros buchitos en mí, siempre es así… de cualquier cruce o de cualquier cariño que he sentido. Es lo que nos llevamos pa’l “cuerpo”.

Categorías:

personal

26 comentarios

En tu texto hay tres expresiones que han tocado fibra sensible: la cursiva de "aquella ella", el anonimato de "la tristeza de sentirse demasiado fuerte" y la persona que (se) niega, "metálica y silenciosa y trivial y evidente". Tan crudo como para dejarte un comentario que agradece las líneas.

:*

Me gusta

Nanai. Serán tu ciencia y tu sentir, pero para la episteme y la haeccidología todo comienzo es forzosamente arbitrario, todo devenir está autocontenido en el estado inmediatamente precedente. Aunque se ignoren las contingencias. Se marcan hitos porque se necesita la falacia del cero. No se necesita, es más cómodo así.

Me gusta

las ventanas siempre están ahí: creemos mirar por ellas, pero nos vigilan. personalmente los aviones me dan claustrofobia por lo mismo; algo menos los batiscafos (hay tantos abismos por explorar); trato de decidirme entre las ventanillas del autobús y las del tren; estoy convencido de que ese runruneo que se transmite por la frente, por la mejilla, que hace entrechocar los dientes, hace también reverberar nuestra conciencia en una frecuencia determinada…
nunca probaron los cuencos tibetanos?

Me gusta

siloam, gracias :) un honor q seas el primer comment! 1abr!

alhua, a mi tb que estés por aquí. bona nit per aquesta nit. 1abr

audrey, nito nombre :) gracias y arregla lo de los comments ;) 1b7

1789, gràcies! me halagas! la verdad es que es lo que digo en el post… de aquel momento lo importante fue el mismo momento disfrutando hasta lo triste que fue; no importó nada más, ni siquiera minimiza aquel momento que no seamos capaces de saludarnos a la salida del metro. como alguien dijo: la vida! 1abarçada!

sofia, diosss qué vocabulario! es de admirar, en serio. yo creo que siempre hay un momento en el que un estado, un día, un cariño, mil etcs. empiezan, vengas de donde vengas, y vayas ves a saber dónde. no ha sido un empezar de cero, ni mucho menos. 1abr!

lü, zi… claro! :*

calamar, a mí de los aviones me da miedo el despegue y el aterrizaje; ahora más lo segundo pq la última vez me veía en el mar. buff no quiero recordarlo! del Tibet y todo eso sólo sé que la palabra del universo es OM, que se supone que es la vibración que transmite o algo así… vaya, únicamente lo sé por los Beatles y Across the Universe, aunque como Lennon luego puso a parir todo aquello del budismo, la consideré una movida más de una religión más.
en fin, que me apoyo básicamente por el paisaje y las diferentes velocidades de los elementos… ya sabes, las tres dimensiones… me gusta la metáfora, cuando lo llevo a mi terreno.

Me gusta

pues son un invento curioso, los cuencos tibetanos…
y lennon tenía que haberse dejado de tantas mariconadas comodonas, haber comprado un kalashnikof y haberse ido a liberar el tíbet… que todos hacemos la revolución desde la cama…

Me gusta

jejeje no te cae bien, no? bueno… hizo más aparte del bed-in y lo que hemos podido hacer todos en los últimos tiempos.
ah! la culpa fue de la japonesa :p
1abr!

Me gusta

¡Pero que sorpresa!!! Además de resucitar a mi ordenador (el pobre ha estado muerto como dos semanas…), ver que vuelves es lo único agradable que ha tenido esta semana de mierda…
Y por cierto, Lennon hizo mucho más, y la japonesa sigue poniendo carteles de War Is Over por todas las plazas del mundo, es mentira, pero es una mentira bonita y alentadora. ;)

Me gusta

me gustó tanto este post que hoy lo recordé sin estar delante de la pantalla asi que lo nombro en mi ultimo post-divague.
el honor es mío, ya sabes que vengo mucho a escuchar tu radio.:)

Me gusta

S, a mí tb me alegra verte x aquí :) no estarás a favor de la japonesa, noo? :p
espero q la semana q viene vaya mucho mejor, siempre pasa eso… las semanas malas están por las buenas… están en el mundo porque tiene que haber de todo :) 1abr!

siloam, jooo… ya he leído la referencia a aquí; me ha encantado :D nunca me ha pasado algo así y me halagas mil. es q no se m va la cara de tonto :) gracias y 1abr muu fuerte!

Me gusta

Nooooooo!!! La canción maldita de DCD nooo!!!
XD
Y claro que estoy a favor de la japonesa, si no fuera por ella, Lennon hubiera seguido estancado en su machismo de gilipollas, por no hablar de que no hubiera compuesto ni Imagine, ni Woman is the niger of the world, ni Love, ni ná!

Me gusta

calamar, ahí ahí jejeje pero Lennon era como todos, uno más buscando algo más, por eso llega más. buff. 1abr

-S-, DCD?? no he pillao. en eso q dices de la japones pordríamos hablar y hablar durante horas que no sacaríamos nada en claro. no sé qué decir, qué habría compuesto si no la hubiera conocido… está claro que hizo cositas buenas antes y después de yoko; tampoco está claro hasta dónde ella le comía la personalidad y hasta dónde ella lo hacía. never knows :) 1abr!

Me gusta

Def Con Dos. Citaba con ironía. O sorna, no sé.
Precioso." La Japonesa" como epifanía de la vida. Podríamos hablar y hablar durante horas que no sacaríamos nada en claro. Pero sobre casi cualquier cosa, ¿no?… Sobre cómo casi cualquier pequeño acto estúpido modifica el curso impredecible de los acontecimientos. Claro que todo es estética y racionalización a posteriori. Por algo los prejuicios son eso, Pre-Juicios. Salut.

Me gusta

calamar, ahora lo pillado. dioss, nor recordaba a dcd. con carla bruni de fondo (como ahora) resulta fácil hablar y hablar y dar vueltas a cualquier cosa, y sentirte bien. me enamorao de esta francesita. y claro, un café con leche en una calle peatonal. 1abr!

retina, merciii. disfruta to lo q puedas de ese viajecillo. 1abr!

Me gusta

Hola es la primera vez que entro en tu blog, me ha gustado mucho la estética que tiene,muy personal. He leido este último post que me ha parecido muy intenso y yo me he levantado hace poco, creo que tendre que leermelo de nuevo para disfrutarlo como merece, voy a ver si soy capaz de poner una radio en mi blog, que me parece una idea cojonuda por cierto tienes buen gusto para las canciones, saludos de uno que pasaba por aquí.

Me gusta

siloam, sí… no la hice yo porque conducía del cementerio de San Fernando donde está Camarón (pero ese día estaba cerrado pq estaban fumigando :o) a Cádiz, atardeciendo :). Tengo un fichero con más de 60 cosas de las que hablar, y un día lo haré sobre mi Cai y el sol enorme del que allí disfrutan. Debe ser por eso, esa alegría. jo.. que nolstalgia de golpe. 1abr!

adan, bienvenido :) muchas gracias por lo que dices y suerte con lo del radio blog (y felicidades con retrasoo) 1abr

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: