about:blank

hoy abracé a ángel y se lo quise decir, pero no saqué valor.

no puedo decir que sea una decisión tremendamente meditada; al taxista le dije lo de siempre: tire aragón hasta el final, luego por gran vía y salimos antes de plaça cerdà.
las cosas siempre son así, se te cuelan y hasta un taxista sabe qué canciones poner. no estuvo mal: elvis y algún medley sesentero. por letamendi era inevitable que soltara lágrimas; supieron muy diferentes a las de meses atrás. la sal de ahora es como aquella vez que di un beso como si nunca lo hubiera hecho, porque nunca había dado un beso antes de entonces. sonó la canción del final de willy fog.
le decía a ella que acabo igual que empecé; debe ser por cariño por lo que le digo estas cosas, aún y así cuando odio que me vean débil. siempre me costaron las despedidas, y por eso ahora caen más y aprieto los ojos. cuando empecé lloraría por alba o por sentir que yo no debía haber nacido aquí o por no saber ni yo mismo si yo era buena persona. ahora estoy seguro de que no lo hago por alba; de algún modo he crecido dejando lo que sentía o lo que vivía; aquí.

y ha sido esta noche viendo alejandro magno cuando caí en que en la vida hay que tener valor. sólo eso. de esos heroes, mitos o retales de la historia siempre me quedó la sensación a la que hoy puse en un frasco de frases sencillas.

los motivos por los que siempre hice fueron por sentir; ahora también. siento que lo tengo que dejar y seguir con la decisión.

hay personas a las que nunca he mirado a los ojos, pero las he sentido cerca cuando se paseaban por aquí. por eso este post, el cien, no admite comentarios. porque si esas personas me quieren decir algo, debe ser cerca, a mi correo; cerca porque de algún modo ahí están como ahí estaban -y es curioso-.
no lo niego: no puedo evitar que me vengan a la cabeza dos personas a las que sí miré a los ojos. a él le conocí de mucho tiempo antes, pero siento que en babia, viéndolas venir es cosa ya de dos, un guiño inolvidable; ella se paseaba por aquí y la echaré de menos entrando de puntillas hasta donde está. lo siento, de nuevo debe ser el cariño.

* con este post pensaba que abandonaría definitivamente el blog, pero no pude escribir en otro sitio que no fuera aquí. supongo que fue muy difícil escribir sabiendo que me leían personas de las que podía escribir; fue así de sencillo. siempre tuve el principio de escribir lo que quisiera, pasara lo que pasara; y cuesta enorme. la silla es de un bar que frecuentaba(mos) entonces, el limerick. luego lo cerraron y creo que lo abrirán. la silla vacía, pues un “hasta la vista”, “buena suerte”, “cuídate”, “cuidaros”, etc. y también la sensación de que, los de entonces, nos empezamos a levantar de alguna silla para irnos cada uno a su sitio.

Categorías:

personal

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: