libreta y bloc [segundo día]

[now playing: Radiohead – Lucky]

En la ventana fumo helado. El frío a través corta y llega a dañar; tiritar no ayuda, pero sólo podría fumar allí y es lo que hago. Igual me hace sentir vivo. Ya gusta.
Cada noche la necesidad de salir ahí, desde donde entra el frío por la ventana hacia un café con leche o una cerveza, da igual… lo que quede. Vomitar es más fácil resguardado del frío, pero debe ser fuera de aquí; ahí. Escribo y olvido; busco el cansancio para que sea sencillo dormir y estar más cerca de mañana. Hace un rato se me antojó relajarme y aparecí en el primer sueño mientras aburría los videos de la televisión local; siempre se escucha más la masa que los canales izquierdo y derecho. Puede que sea hipnótico.
El teléfono fijo nunca suena para mí, pero siempre anda cerca mío para perturbar algún que otro momento y deba ser dirigido hacia mi madre como pueda.
Cometí el error de profundizar en el desvelo durante el corto trayecto.
No concibo dormir ya.
A veces pierdo el control de la respiración y lo hago al revés, literalmente. Por eso, me siento atragantado.

Se me clavó cuando grité a mi prima la culpa de todos mis complejos la tiene esa zorra. Hasta ahora sólo la había insultado con zorra en ensoñaciones. A mi madre. La realidad supera a lo onírico también, por Navidad.
Me siento sucio cada vez que me sonríe, porque no sé cómo devolverle una sonrisa.
No siento el insulto, no sé de dónde viene; siento certero la frase sin zorra.
Ahora, en este preciso instante, mientras releo lo escrito y apuntillo sólo este último cacho/frase de mí, me siento perdido.

lucy says
Las palabras no nacen sencillas y muchas mueren en el intento, si lo hay. Más bien nacen a borbotones.
Paré hasta ahora en muchos puntos, y lo que les sucede lo hace intrincado porque intento describirme la esencia de lo que vivo, pero sólo puedo usar palabras. El pez se muerde la cola, pero quisiera… desearía que fuera posible escribir de palabras sin usarlas y de este modo sería posible explicar que no quiero que conmigo rimen consonantemente fulano y mundano, y en su versión asonante: no quiero ser cualquiera ni ser nadie más; quizás ésta última está más clara. La dicha es imposible, yo no me leo como cuando me veo en ojos ajenos, porque entonces me veo a través y hablo mejor.
Es la especialidad como el abrazo único de alguien señalado, sin más, sin comparaciones, sin equivalente.

En el párrafo sobre sus palabras de hoy me detengo porque yo no tengo palabras y el pez se vuelve a morder la cola como dije antes; y yo me ovillo y no me las atribuyo ni se las atribuyo; prefiero no hacerlo.
Hace tiempo que perdí las ganas del qué piensas o qué sientes, por evitar frases que igual salen solas; concibo y quiero que signifiquen muy diferente que cuando mi entonces, aunque suenen igual.
no es justo que ella vea sangre de otras heridas, no me puedo permitir un punto débil. el pero detrás de la coma no quedaba bien.

La desnudez de los hombros y una pequeña concavidad que nace de la naturaleza de la cadera cubierta por la cintura de una prenda, dan vida a la intimidad de dos. Allí, como allá, la piel tiene fiebre e intuyo sin instinto ni sentidos a ella misma. Huele a sí como íntima es cualquier caricia allí o cualquier palabra desde allá.
Con sentidos e instinto, el calor de sexos convergentes. Conmigo, con ella. Compulsiones.
La recuerdo en súbita posición fetal y yo sintiendo que se protegía conmigo de mí, buscando la cercanía en consciencia o desvelo. Con lo último sonreí con cremallera, pese a la oscuridad y sus ojos cerrados.
Recordé que yo sentí mi depravación cuando el sexo por el sexo o cualquier droga; me impactó por momentos cuando vi más chica la mía que la suya al hablarme de su entonces. No le pega. Ella no es así. No, no se lo digas. No se lo preguntes.
Elejí Lucky de Radiohead; la necesitaba. Ahora, otra vez.
Lisonjera mirándome sin retirarse; yo tampoco me retiré. Tuve la sensación de que habíamos vuelto; y así se quedaron los suyos en los míos, aunque no me gusta decir esas cosas en público.

* la foto es uno de los mejores recuerdos de lucy (después de escribir esto, el veintisiete de febrero); fue un buen café, al que invitó ella con un billete de veinte euros después de recuperarse de su resaca y el día que comenzó a nevar, .

Categorías:

personal

4 comentarios

Thom Yorke, con esa caida de ojo (atención al singular a propósito)…
MILLONES DE BESOS y te debo un mail, que de hecho me apetece mucho escribir.
Si es tu cumple, besos gigantes y en cantidades industriales. Si no lo es, lo mismo, pero sin lametones ni muerdos.
Besos descastados.

Me gusta

jejeje Sr. S, larga vida! deberías ver el corcho que hay detrás de mí en donde trabajo. 1abr!

lulamy, :) es un tipo curioso este hombre. yo siempre he pensado que no tiene cara de la voz que tiene.
grasiaaas! sí es mi cumple ya. alguien me dijo que ya me meto en la crisis de los 30 ;) será un placer leer tu mail. gracias de nuevo!

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: