y los muertos aquí lo pasamos muy bien entre flores de colores

Penélope una vez me dijo que no sabía nada de mi, algo así como si sólo tuviera pasado reciente, aunque realmente percibo que hay tanto de tanta línea temporal en todo lo que hago, que no alcanzo a entender. [13/10/2004]

Mecano siempre me recordará a mi niñez, a Madrid y ahora mismo a un marlboro, una terraza y un patio central de una manzana donde, según explican, si uno se tumba puede ver por las noches el haz de luz del faro del que fue pueblo pesquero antaño. Un cigarro de business class, una canción y un pensamiento para dejar de ser risueño, como aquella vez entre Mojácar y Turre mirando estrellas. De nuevo, me apetece mucho fumar, que rima con marchar y son sólo dos palabras.

Horas antes de ese momento, pasadas las cinco de la madrugada, nos dieron un flyer de invitación a una fiesta de Halloween, aunque más bien aquello me invitó a pensar que Penélope había pensado en mí esa noche del año pasado, antes de saber que García Márquez nos había escrito Ojos de perro azul. Esta vez no estaré más que en las afueras de Valencia con intención de no parar de fotografiar en tres días. No quiero más. No alarms, no surprises.

Mi padre fumaba marlboro y dicen que murió por el marlboro, aunque yo creo que a veces quería morir -de eso no estoy seguro, porque no sé qué siente uno que quiere morirse-. Mecano hoy me puso evadido mientras fumaba marlbolo, que es lo que fumaba mi padre, que murió en Madrid, donde me voy cuando cruz de navajas por una mujer / brillos mortales despuntan al alba / sangres que tiñen de malva el amanecer.
Siento que añado actores y actrices, pero no resto… como si todo quedara en familia y en todo lo que hago está todo lo que he hecho.
El faro es un primo nuevo, y deseo saber dónde me lo encontré para saber por dónde lo volveré a ver. Me recuerdan a los Caños de Meca y a estrellas fugaces despuntando al alba.

* esta foto la hice en vilanova i la geltrú, que fue donde sentí todo eso, el veintitrés de octubre de dos mil cuatro

Categorías:

personal

4 comentarios

Los Caños de Meca siempre están ahí, arena dentro de una mochila que aún no he vaciado del todo, mientras no lleguen pateras la cosa va bien.
Creo que Mecano es ya parte de la memoria colectiva infantil de una generación, a mí me recuerda a mis tios y su casa del centro…
Besos con un punto nostálgico

Me gusta

Y qué hay cuando miras al cielo? qué ves? Es como el test de Rochard. Cuando alguien me dice; Mira uqé bien se ve “la osa mayor” o cualquier abstracción, yo solo veo cupula terrestre. Cuentame qué ves tú cuando miras las estrellas, anda.
Un beso

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: