eternal sunshine of the spotless mind

He tenido uno de salita fría y trastos análogicos que mi padre acumulaba allí mientras moría el betamax, me enteraba de que un hombre podía hacerse mujer, no entendía las canciones de Mecano u Hombres G -pero igual, seguía-, jugaba con coches que tenían personalidad o reconocía la existencia de fantasmas.
Debería decir aquí, porque ella pasó a ser mi habitación y mi cama; ahora es donde escribo. Ha sido hace nada, en un coche y de copiloto: eché la cabeza suave atrás y nublé la mirada voluntariamente hasta que una lágrima para dos ojos subiera a ayudar. Sentí lo mismo que sentí cuando se enamoró la canción del momento de un risueño de pocas y tímidas palabras. The power of love, de Jennifer Rush. Aún cuando vivía me ponía triste, y no por amor o cualquier forma de desamor.

Poco hablo de lo que hago, quizás es que no hago mucho o me dejo más para mí.
Podría haber hablado de lo mucho que sentí en Cádiz, de un polvo sin sexo en Granada o de servilletas en Berlín. Nueva York, te quiero.
Hoy he hecho que he ido al cine a ver la película que da título a hoy, aunque en España nos ha llegado con otro nombre.
Siempre se me olvidan muchas de las cosas que a los que saben mucho de todo un poco no les pasa, y por esta razón no puedo utilizar muchos predicados para el mismo sujeto. Sin muchos argumentos, ni fuerza de oración. En el caso de la película, diría que podría vivir en ella mucho tiempo; y fin.
La verdad que admiro a las personas de amplio vocabulario, e incluso a las de los pretty speeches, capaces de orar mucho tiempo de lo mismo sin repetir continentes. Yo tengo un vocabulario muy sencillo y muy metafórico, que roba al inglés si no se acuerda del castellano, al italiano si no se acuerda del catalán y así hasta inventar palabras.
Me atraviesan las palabras y no se quedan en mí -aunque la viciosa construcción te quiero es una de las que me cuesta no exceptuar- y mientras nublo la mirada para embellecer la estela que éstas dejan, me llegan los gestos, la entrada del aire en mí, la dirección del viento, la dirección de las pupilas, la forma de mirar el suelo, la forma de mirar el cielo, la forma de desviar los pasos, lo austero del detalle, el camino de una lágrima de gusto salado, el primer brazo del primer abrazo, la piel que usa de suavizante un jersey, la agudez del gemido cuando el vientre se convierte en el centinela del orgasmo, azúcar cayendo en absenta, absenta cayendo en mí, el sabor a piña del amor, el olor de París, el olor de Nueva York, el momento de éxtasis de un dejavú, lo caótico de un copo, , , , , ,
Llegan y no evito lo que llega, aunque maduren en presentimientos que mueran en tú olvídame que yo te guardo sitio.
Y llegan y no lo evito y así construyo los que soy. Soy recuerdo tras recuerdo, soy de lo que he vivido, por eso quizás viviría en esta película y no sólo porque trate de recuerdos.
Y es de ellos de los que puedo hablar o callar y entusiasmar o decepcionar, de vosotros, de lo que ME hacéis sentir, no de cómo lo hacéis.

Hay veces que tengo recuerdos de cosas que aún no he vivido, como cuando recuerdo que amaneceré en Nueva York y abrí la ventanta y estará cerca alguien que me quiera tanto como quiera ser querida desde mí hacia ella. Recuerdo que volveré a oler dos veces a alguien y sudaremos de la misma sudor.
Muchas veces lo hacen, esos recuerdos, los de cosas que no han pasado me llevan a creerme que hay a quien ya conocía de antes. Me encanta esa sensación. No nos conocíamos de antes? Conocer a quien ya conocía de antes. De antes rima con de antes.

Leí que el padre de Borges le comentó sobre la memoria, que los recuerdos no son en realidad recuerdos, sinó que son recuerdos de la última vez que recordamos algo, de la última imagen. Así que no tenemos recuerdos directos. Sólo quería recordármelo, me llamó la atención… no sabría que apuntillar.

Hoy me siento en el andén del metro a leer mi biografía preferida de John Lennon, en la pantalla dicen que su asesino no saldrá libre, sigo leyendo, en la pantalla hablan de algo que no tenía nada que ver con lo anterior, suena Imagine.

^ azoteas del paisaje emocional en el que he vivido lo que no quiero olvidar, el día del eclipse de sol de tiempo después (tres de octubre de dos mil cinco)

Categorías:

personal

7 comentarios

joder, anda que no te inspiras a las 2 de la mañana. Yo creo que durante un tiempo, recordamos el recuerdo original. Pero conforme éste se va hundiendo en nuestro subconsciente, recordamos la reconstrucción de lo poco que queda de el. O sea, acabamos recordando recuerdos.

1 abrazo!

Me gusta

A veces me apropio de recuerdos de forma involuntaria otras de forma consciente. Me ha pasado algunas veces que he contado un recuerdo y algún amigo ha dicho “¡oye qué eso me pasó a mi!” continúo contando la historia en tercera persona, pero la historia ya me pertenece.
Esto también puede ser mala memoria :-)))))))

Me gusta

viajar y adquirir…. adquirir las formas, el recuerdo.. la nostalgia. Tu texto huele a puro invierno, y resuma ese placer que da entre las manos una taza de caldo en un porche helado.
Saludos de viejas canciones clavadas en la memoria

Me gusta

seguramente los recuerdos se transforme por ahí dentro, se vuelva añejos y de cuartas, quintas, sextas… generación. dos realidades: la que pasó y la que tenemos.

LÜ, a eso sabe el sexo. el amor sabe diferente, seguro que lo sabes. 1abr

Jezabel, eso es como vestirse :) no es cosa de la memoria sino de los deseos maybe. 1abr

oculto, :) mejor imposible. NY me acogió mejor que un bar del barrio o el pueblo donde veraneaba. 1abr

burma, o no los recuerdas? :) 1abr

lobo, me honra haber olido así para ti. qué ganas de invierno! 1abr

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: