sobre la rabia

Llevo demasiado rato intentando escribir sobre la rabia como sesenta segundos de sucesión de insultos con sabor a sábado noche, tabaco y balantainscola lanzados desde el interior de un coche, rompiendo en un cristal y con intenciones de caer en un cruce que luego tomé con mi amigo; él sí que pronunció Penélope como yo no me atreví, aunque fuera casi hablado.
Después, María (la de algún café y alguna fiesta) certificó: no la estás respetando, éste no es el momento de decir todo eso y has sido especial para ella. Tuve mi discurso: estaba con mis amigos, en un coche, borroso. Está claro que con otra compañía no hubiera sucedido.
La guindilla de mi amigo abrazándola y dialogando con suavidad era de esperar, él es un gran amigo de euforias del momento y está especialmente enamorado del sexo femenino. Seguramente el discurso fue ya lo conoces y no sé por qué me importa todo esto lo suficiente como para aún tener esta resaca que me recuerda a otras gotas llenando el vaso que intento romper.
Mis segundos de gritos en un coche sonaron a cara b con canción de voces al revés diciendo que llegué a quererla con la misma facilidad con la que ella veleta sigue a ese viento que le hace sentir tan intenso, que daña, que olvida y borra. Al derecho decían muchas veces zorra, aunque realmente no sólo iban para ella zorros también son los recuerdos-. Y desde esa facilidad, le quiero.

Releo y no estoy contento; tampoco quiero ser escritor…. recuerdas? Es para ti.

La rabia también sabe a muchos días con mi madre, aunque injustamente para ella no sé qué he comido para sentirla y ni tan sólo para soñar con romperle las gafas irrompibles. Esta mañana no la hubiera saludado en el cincuenta y cuatro, cual borrega en el saco de gente a la que evitas. No le daré las buenas noches.
Ahora mismo quisiera irme muy lejos.
Casi siempre la rabia acaba mezclándose con la tristeza, como si jugaran a ser principio y fin; es entonces cuando es más fácil dejar pasar todo, pese a saber que el pez se volvió a morder la cola.

Categorías:

personal

11 comentarios

Muchas veces la rabia es la materialización de la tristeza. El lado más impotente de una oscuridad donde los atisbos de luz no llegan… parece que no llegan, pero aparecerán. Besitos

Me gusta

“…Será que a la más profunda alegría
me habrá seguido la rabia ese día,
la rabia simple del hombre silvestre,
la rabia bomba, la rabia de muerte,
la rabia imperio asesino de niños,
la rabia se me ha podrido el cariño,
la rabia madre por dios tengo frío,
la rabia es mío, eso es mío, sólo mío,
la rabia bebo pero no me mojo,
la rabia miedo a perder el manojo,
la rabia hijo zapato de tierra,
la rabia dame o te hago la guerra,
la rabia todo tiene su momento,
la rabia el grito se lo lleva el viento,
la rabia el oro sobre la conciencia,
la rabia —coño— paciencia, paciencia.
La rabia es mi vocación…”

No sé como dices las cosas pero cada vez me resulta más fácil reconocerme en los que escribes.
Besos desde mi nenúfar

Me gusta

(Había leído “sobre la rubia”… )
¿Pues sabes qué? La rabia también es buena, porque te hace sentir que sientes, que estás vivo. Con límites, sin que te anulen, sin que dañes a nadie por ello, sobre todo a ti.
Beso grande

Me gusta

Te acuerdas de ese millón de abrazos más grandes que el universo que me enviaste un día? Déjame mimarte hoy. Incredulidad, rabia, dolor, tristeza y decepción, y precisamente ahí es cuando pasas página. Un petó, maco.

Me gusta

[1] como siempre sólo tengo gracias y más gracias para quienes me comentáis. uno a uno. así que, por favor, sentiros todos aludidos: gracias.

a veces no acepto la naturalidad de estar rabioso o enfadado. lo siento como un defecto.

ahora, por primera vez, no recuerdo qué quise decir con lo de “el pez se volvió a morder la cola”. me sentí en la superficie, mientras escribía…

Me gusta

[2] pero con esta ignorancia, seguro que algo lo hice. supongo que quise decir que la tristeza se encuentra con la rabia, que acabará volviendo a ser tristeza, y así, y así, y así.

nhemesis, me alegra “verte” de nuevo, aunque pronto te voy a ver, no? :)
alhua, me llegas.
lü, la empatía es mutua. qué hay escondida en la rima?
jezzabel, no puedo evitar releer, aunque no busque la estética, quiero cuidar lo que más se le pareza. :*
burma, algunos recuerdos deberían estar detrás de la luna y nosotros en la tierra. 1beso sin zapatos
lulamy, en eso estoy, aprendiendo tu teoría :) otro para ti.
inquilina, los recibo con sonrisa larga de veras. quise explicar en un post que tengo la sensación de intentar olvidar a alguien dos veces, cuando solamente la he visto una. un abraçada d’agraïment, xiqueta.

Me gusta

la rabia, ese animal de dientes puntiagudos que vive en nuestro estómago y se clava en nuestras sensaciones… miles de veces me he sentido así, odiando, despojando a los demás de cualquier rastro de la belleza que antes tuvieron para mí, deseando agarrar sus caras para arrancarlas y pisotearlas. odiando.
Saludos de lobos rabiosos

Me gusta

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: