Strawberry Fields Forever

Pasó el fin de semana aquel en el que marcharía a ver la costa brava con mi madre y su amiga, pero en el que mejor decidí quedarme. En parte quisiera haber ido para hacer fotos… pero me imaginaba mucho más incómodo y arisco con mi madre. Más de lo normal. Al volverla a ver hasta me he sentido mal porque simplemente me he alegrado de que haya llegado viva. Me da pena y experimento un sentimiento de culpabilidad propio de drogadicto. No sé qué es lo que pasa con ella que de repente me sorprendo hablando así. Creo que lo hacen las diferencias, los desegaños que suelen pagar los que no te desengañan y tanto tiempo viéndonos.

Viernes y sábado noche en el Razz. Nada del otro mundo, pero divertido.
El viernes se me acercó una tía extremeña, aunque luego se acercó a un moderno de moda sin sentido, pero con camiseta de los Lakers -en ese momento me sentí de los Nicks de Nueva York-. Que guai! Se acercó a él mucho más que media pastilla y un chupito de algo con lima. No propaba la lima desde las tarde asquerosas de domingo pre-selectividad en Illusion. Evité ser misógeno, porque las demás no tienen la culpa de que hayan algunas tías que sepan jugar sus cartas para financiarse las fiestas. Tomé nota jejeje. No me gusta que se queden conmigo, qué le vamos a hacer.
Ah! También me encontré con el amigo de alguien cuyo nombre sonaba a alma. Esto ya no suena tan bien como la primera vez que se lo dije. Es la segunda vez que me cruzo con él en relativamente poco tiempo, aunque ésta es la primera vez que le digo algo, donde decir algo básicamente se reduce a frases tales como “¿qué tal?”, “todo muy bien”, etc. y por supuesto a la insinuación estrella:

Yo: díme que A. no está aquí…
C.: no […] (creo q dio algún tipo de explicación, pero no la recuerdo o no la escuché)

Siento confesarme que he estado enamorado de ella y ahora es cuando reconozco que la echo de menos en la misma medida que expulso heridas a base de comentarios resentidos, desconfianzas y tragos de ironía contenida. Una amiga me lo dijo hace poco. Ir a Gracia o a su pueblo supone drogar mis sentidos a base de reminiscencias y recuerdos áridos de realismo. ¿Por qué no ser al contrario de lo que soy?

Del sábado básicamente recordarme que fui donde sabía que encontraría química, pero fui fuerte y sólo necesité observar el tipo de gente que había para contener mis ganas de ser uno más. Bajé consciente de mi triunfal decisión y, al parecer, poderío al decirme “no lo hagas”. La verdad que me lo estaba pasando bien si haber tomado nada más.
Ah! Y que en la sala pop pusieron dos temazos de los Beatles. Canté como el loco que más disfruta de su propia evasión/locura, porque seguro que nadie mejor que yo en aquel momento sabía qué coño significaba Strawberry Fields Forever, y por fugaz que pueda resultar ser único, porque ya sabemos que todos tenemos algo único (bla bla bla), así me sentí y me gusta.

Sea lo que sea que crece aquí, avanza y quiero entender qué pasa.

Categorías:

personal

4 comentarios

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: